Con grandes ventanas a una ajetreada y céntrica calle, esta sala de estar y despacho para dos requería de una decoración tranquila y ordenada. La simetría y los colores suaves son clave para apaciguar el bullicio procedente del exterior en un espacio que expresa su estilo relajado y amable por medio de alegres representaciones del mundo animal.