Una habitación en la que los metros cuadrados escasean puede resultar deliciosa. Acertar con el tamaño y el color de los muebles, contener la decoración, vestir las ventanas de forma sencilla y elegir textiles lisos es clave para transformar un dormitorio opresivo en un remanso de paz.