Dos personas, treinta y ocho metros cuadrados y un diseño en el que quedarse con lo esencial sin renunciar a la comodidad es la máxima. La distribución, pensada al milímetro, crea zonas con funciones claramente diferenciadas y permite contar incluso con zona de trabajo y vestidor: ¡la magia de la planificación!